Home Interna
Deuda Interna
 
En la historia económica del Ecuador, la deuda interna pública ha servido en un 81% para el refinanciamiento de deudas públicas externas.
Leer más...
 

 RESULTADOS DE LA AUDITORÍA A LA DEUDA INTERNA

 

A) Bonos del Estado para financiar el pago de deudas

 

1.         Las emisiones de Bonos del Estado como parte de las políticas económicas y de las estrategias planteadas al FMI para financiar el pago del servicio de la deuda externa.

Uno de los criterios de ilegitimidad definidos al inicio de la auditoría sitúa como ilegítima a la presión ejercida sobre un país de endeudarse para pagar deuda, como ha sucedido con varias emisiones de Bonos del Estado desde 1982.

Las emisiones y colocación de Bonos del Estado para cubrir el déficit presupuestario, producido principalmente por el servicio de la deuda externa, han sido la tendencia de financiamiento de todos los gobiernos.

 

2.    Más del 50% de los recursos provenientes de los bonos se destinan a sostener el endeudamiento público.

Según la información proporcionada por el Banco Central, así la contenida en Decretos y escrituras correspondientes, se ha podido establecer el destino prioritario de esos recursos:

  • Del total de emisiones en dólares en el período 1984 a 2006, se determina que el mayor porcentaje (57,88%) se ha destinado al servicio y refinanciamiento de la deuda pública, tanto externa como interna, mientras que para obras de infraestructura únicamente el 13%.
  • Las emisiones de bonos ha servido también para salvatajes a la banca y para la recapitalización de empresas.
  • Se han utilizado recursos de deuda interna para “modernizar” al Estado acatando los condicionamientos de acreedores internacionales. 
  • Cada vez en que han disminuido los recursos provenientes de la deuda externa, se ha suplido esa ausencia con la emisión de Bonos del Estado, lo que ha asegurado disponibilidades para realizar los pagos a los acreedores internacionales.

 El principal tenedor de Bonos del Estado es el IESS

Según los registros de pago de servicio de la deuda interna del BCE, a partir del año 2001 el principal tenedor de bonos emitidos sobre la base de Decretos (1788, 2621 y 19) que señalan que los recursos se destinarán a la “Preservación del Capital de la Deuda Pública” o, paradójicamente, para “Planes de reducción de deuda”, es el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social; es decir, los fondos de los trabajadores y trabajadoras sostienen los pagos de la deuda pública.

 

B) Tenedores de bonos en épocas de elevadas tasas de interés

 

  • El proceso de “liberalización” de las tasas de interés se inicia con la Regulación 837-93 de Junta Monetaria de enero de 1993, que culmina la serie de alzas suscitadas en las tasas de interés desde los años 1980.
  • La banca privada nacional e internacional aprovecharon la coyuntura y adquirieron bonos correspondientes a decenas de decretos, lo que les permitía cobrar elevados intereses cada tres meses por la compra de los bonos, como está registrado en los comprobantes del servicio de la deuda interna del BCE en el período 1992-96. Se advierte que los Bonos del Estado generaban un rendimiento muy superior a las tasas de captación bancaria de fondos (pasivas) y con riesgo cero.
  • Entre los principales tenedores está la banca que anteriormente se benefició de la sucretización, la banca acreedora internacional (Citybank, Lloyds Bank) y empresas constructoras como Hidalgo & Hidalgo.

  

C)  Bonos para salvataje a la banca privada nacional

Históricamente, el Estado ecuatoriano ha acudido a “salvar” a la banca en momentos de crisis. No obstante las ingentes ganancias que ha reportado a los bancos la tenencia de valores del Estado, se declaran en quiebra, teniendo el Estado que asumir la responsabilidad con los acreedores.

El salvataje bancario fue el mecanismo utilizado a fines de 1998, para cuya implementación fue preciso cambiar el marco legal, emitir moneda sin ningún respaldo e inclusive violentar disposiciones constitucionales con tal de proteger no sólo a los depositantes, sino a los acreedores nacionales y extranjeros.

Los Bonos del Estado emitidos para dicho salvataje no han sido recuperados totalmente hasta la fecha por la AGD. Habiéndose constituido en acreedor de esas deudas, el Estado se convirtió en deudor del Banco Central, institución declarada autónoma y perceptora de los intereses de esos bonos.

Se crea la AGD y con ella el Estado emite los bonos AGD cuyos efectos implicaron duros impactos en la población ecuatoriana a la que se los trasladó, a través de la devaluación y la inflación.

 

El manejo de los bonos AGD

Para el análisis de los bonos AGD la auditoría se remitió al proceso seguido en las instituciones que participaron en el proceso de emisión de Bonos del Estado, en la entrega de recursos y supervisión bancaria y en la garantía de depósitos.

Falta de informes técnicos, jurídicos y de los administradores temporales en las resoluciones tomadas por el directorio de la AGD.

El literal b) del artículo 24 de la Ley 98-17 establecía que en el plazo de 60 días contados a partir de la fecha de la designación del Administrador Temporal de instituciones financieras en saneamiento, se debía presentar un informe sobre la situación económica financiera en que se encontraban. Sin embargo, en la mayoría de los casos no se cumplió con este requisito.

El Banco Central no cumplió el papel de estabilizador de la moneda, como señala la Constitución.

El artículo 261 de la Constitución de 1998 señala que su función es velar por la estabilidad de la moneda. No obstante, la emisión de bonos AGD llevó a una desproporcionada emisión monetaria de sucres en forma acelerada. Las especies monetarias en circulación pasaron de 4 a 10 billones de sucres en 1 año. La cotización del dólar pasó de 6.765 sucres en diciembre de 1998 a 19.858 sucres en diciembre de 1999.

El Banco Central se convirtió en acreedor del Estado

El Banco Central se convirtió en el principal tenedor de los bonos AGD en 1999. Si bien al 31 de marzo de 2008 tiene en stock una cifra de US$ 1.102.201.294,82, el Estado ecuatoriano no pagó intereses en el año 2007 por resolución del Congreso Nacional. Los tenedores del sector privado, titulares de US$ 118 millones de dólares, perciben una tasa fija de interés del 9,35% anual.

El principal tenedor de los bonos AGD, al 31 de marzo de 2008, es el Banco Central del Ecuador, con el 78% del total emitido (US$ 1.410 millones), el 12% ha sido recomprado por el Ministerio de Finanzas y el 10% se encuentra en manos del sector privado.

 

Breve historia del endeudamiento público1

Desde los inicios de la república los grupos de poder llámense terratenientes, luego banqueros nacionales y extranjeros concedieron préstamos al Estado ecuatoriano a cambio de prebendas y jugosos intereses que contribuyeron a la acumulación de sus capitales en desmedro del desarrollo económico y social de ecuatorianos y ecuatorianas.

Leer más...
 

CONCLUSIONES DEL TRAMO DE DEUDA INTERNA

 

  1. Los recursos destinados al pago de la deuda externa provienen de nuevo endeudamiento obtenido principalmente de fuentes crediticias internas.

 

  1. Las tasas de interés experimentaron un acelerado crecimiento, especialmente en el período 1992-96, para beneficio de los tenedores de bonos, constituidos, en su mayor parte, por la banca privada internacional y la nacional, que posteriormente se favoreció con el salvataje.

 

  1. Los bonos AGD ratifican los fuertes lazos que unían la banca con el Estado, que acude en su ayuda para garantizar la supervivencia de las financieras en desmedro de recursos para el desarrollo.

 

  1. Los bonos AGD transformaron al Estado de acreedor de la banca en deudor del Banco Central, al que ha debido pagar regularmente intereses.

 

  1. El Banco Central, al emitir dinero sin respaldo en el momento de la emisión de bonos AGD, no cumplió su papel de estabilizador de la moneda, como ordenaba la Constitución, sino que, al contrario, contribuyó a una acelerada devaluación.
 


banner1
banner2_new
banner3